POSTDROME | Where The King Will Land


BLWBCK037 | Release Date : 17th June, 2013
Tape {66 c.} C40 / Digital

Postdrome’s music has always been abstract enough to change every time you hear it. It sends you into an unknown territory, a land of sculpted soundscapes and detailed textures where your imagination has space to grow. On ‘Where The King Will Land’, Charlie Floyd is day-dreaming in black and white, lost in a multitude of grey nuances and following an imaginary trail. Built as a whole, this second full-length is a work of contrasts where the english producer explores a softer approach (like on the slow-moving “Back Bay” or the meditative “Centuries”) but also retains the anxiety and massive distortion (“Steam”) from the first album. By enlarging his spectrum of emotions, Postdrome offers his strongest work and this album is the perfect conclusion for our “Dark European Spring” series, proving that drone music still has something to offer.

01. Centuries (2:52)
02. This Ship Creaks (6:00)
03. Steam (5:02)
04. Fade I (Guardian) (2:56)
05. Zurich (0:39)
06. Back Bay (3:34)
07. Disintegration (2:29)
08. Wires (2:44)
09. Where The King Will Land (5:43)
10. Fade II (Thaw) (1:54)

Music by Charlie Floyd
Recorded in London, UK from November 2012 to January 2013
http://postdrome.bandcamp.com

PRESS QUOTES

Killer droner Postdrome (aka Charlie Floyd) hits hard with this new full length, taking you to dark & gorgeous places, this is some impeccable shit with smoothed out angel choir bliss, hushed sonar reverb, scratchy digital glitch, deep resonant thrum, and blastin rowdy as fuck feedback sounding like the earth is crumbling under your feet as you stand on top of a cliffside, tidal waves crashing below, minimally layered tones that ebb & flow with human emotion, delicately textured with the utmost precision, a heavenly euphoric weave of sonic perfection that is the essence of bittersweet. Huge sounds, mini sounds, a veritable buffet of all the finest drones money can buy, this is beauty incarnate. Floyd has given us his best, and his best is the fucking BEST. – Anti-Gravity Bunny

Le soleil est enfin de retour et moi et ma peau de rouquin on rêve déjà de cieux plus cléments où les rayons du soleil sont moins mordants. Notre échappatoire : le drone brumeux de Posdrome et son exploration de paysages tout en nuances de gris. Œuvre dense mais contrastée, Where The King Will Land développe une ambient aux multiples facettes émotionnelles mais toujours anxieuse et mélancolique. Une œuvre forte qui prouve que même à l’approche de l’été on n’est pas obligé de succomber aux sirènes de la pop. – IndieRockMag

Postdrome is post-drone. This means the melody is a critical part of the sound. Textures veer towards darker impulses though traces of humanity can be found smeared into the aural aura. Adding peripheral sounds gives it great warmth, one that helps to create balance. Geographically the sound is vast. Larger than anything it appears to work as a way to map out a mysterious territory. For those small gestures it reminds the listener that though it may feel so far away there are elements try to shove their way past, to prove that this is human music after all. ‘Centuries’ starts out quite thin. Over the course of the track it eventually evolves into something classically tinged. Elements of Stars of the Lid at their darkest can be heard in the piece. ‘This Ship Creaks’ goes further into distortion flirting with outright noise. For ‘Steam’ Postdrome actually goes for the full-out noise assault. With a quiet uneasy beginning it descends into excellent heavy fuzz territory revealing deep-seeded rock influences. Towards the end the digital aspect begins to take over with the achingly tender ‘Back Bay’. Neurotic yet lovely it is one of the most affecting pieces on the entire album. Followed by ‘Disintegration’ this is the heart of the album. For the finale it ends with the near-silent ‘Fade II (Thaw)’ which silently melts away. Often breathtakingly beautiful, ‘Where The King Will Land’ manages to move in a way that few drone bands can accurately capture. – Beach Sloth (7.5/10)

El año es 2011, el mes es Junio. El músico inglés Charlie Floyd revela al público su primera obra; ‘Never Without’. Sonido frío y atrapante, de una vez pasó a ser un clásico del Drone de corte ambiental moderno. Las reseñas sobre este álbum siempre le favorecieron, nota perfecta por parte de un sitio de renombre como lo es Siren Sound, y unas fantásticas y elogiadas palabras por parte de nada más y nada menos que The Needle Drop. Siguiente año, el supuestamente elegido para ser el fin de la humanidad, nada pasó, nada excepto una colaboración entre tres proyectos cuyas obras sobrepasan la calidad normal. EUS, de nuestra querida Costa Rica. Un dúo francés que se ha ganado mi elogio, como lo es Saaad. Y por último, quién es el tópico de hoy, Postdrome. ¿El resultado? Sustained Layers, un trabajo de altísima calidad que merece una grata y bien recibida cantidad de aplausos. Para el presente año, y bajo la misma disquera con quien se lanzó Sustained Layers, vuelve con su segunda larga duración, una bestia a la que apodo ‘Where The King Will Land’. La tonalidad era perfecta para estas tardes frías y lluviosas. Me dispuse a tomar una caliente taza de café y entre las cobijas dejarme llevar desde que inicio la producción. Pocas portadas como estás me han dejado ese duda de cómo sonará el disco, pero de una u otra forma, me inspiraba cierta confianza al verla. ‘Centuries’ es quién abre el álbum, un tema que me da una ligera idea de lo que podía esperar alrededor de los 33 minutos que dura está interesante obra. Dronescapes fríos y con cierta línea neo clásica se hacen presentes desde el primer segundo, un sonido denso por donde se vea, que me deja mudo y sin expresar algún tipo de sentimiento, sentía que era angustia, tal vez desesperación por ver que continuaría después. Citando a Fontano, la gama de sonidos que ofrece Postdrome es fantástica, no hay más. Esa manera de sobrellevar el disco bajo una línea que se podría decir monótona es impresionante. No baja en ningún momento, pero tampoco es el mejor en subir intensidades, como dije, mantiene una línea constante siempre, hasta al punto que siento que lo hace digerible. Y ojo, recalco el ‘hasta cierto punto’. Pues no considero que ningún tipo de Drone sea fácil de digerir de primera entrada. También, logro sentir un avance de ‘Never Without’ a acá, en el sentido que los cambios no son tan bruscos como tal vez lo fueron en su disco pasado, me parece que el disco es más firme y sabe ligar cada track entre sí. Otra cosa que me agrada es que contenga distintas atmosferas, nos trae una buena cantidad de pasajes que si bien es cierto no son armoniosos, pero si da esa posibilidad de llegar a creer que estás escuchando algún soundtrack de alguna película de terror, esas partes de interludios antes de un asesinato o una escena culminante. ‘Steam’, para mí, tiene de las mejores atmosferas que he escuchado en un disco así, y ojo, de verdad he escuchado muchas. Cada pieza tiene su esencia propia, no le envidia nada a la antecesora, me encanta de verdad este detalle que cada canción tengan su identidad propia, un ejemplo clarísimo es que después del track ya mencionado, continua ‘Fade I (Guardian) con otro ambiente completamente distinto. Cabe decir, siendo esta una de mis canciones favoritas del álbum. ‘Desintegration’ fue un tema que por muchas escuchadas considere mi favorito, teniendo un vídeo exquisito que representa a la brevedad y precisión lo que se quiere transmitir, podría representar de buena manera el concepto del disco. Pongo a esa y a ‘Zurich’ como las piezas claves de este trabajo, son las que mejor resumen el sonido del mismo. Y a estas instancias muchos se podrán pregunta después de tan buenas cosas que he dicho sobre este disco: ‘¿Qué hay de malo en él? La duración tal vez, que si siento es muy corta, mas va acorde al tipo de música que se maneja. Me quedaré con la duda de cómo hubiera sido una experiencia más longeva, pero siempre con el temor que me hubiera llegado a aburrir, cosas que siempre suceden al escuchar tan tremendo disco. Para culminar esta reseña, me gustaría decir que Charlie Floyd la volvió a hacer, de la forma que nunca espere, y pone un alto una frase que va muy acorde a sus trabajos: ‘No es cantidad, si no calidad’. Pues con solo tres trabajos ha dejado en vergüenza a muchos otros músicos ‘experimentales’ que se llenan de trabajos, y con una discografía pobremente extensa, no le llegan ni a los talones a esos trabajos que ha realizado este caballero. Por algunos detalles, no ganó la calificación perfecta, pero obtiene un muy merecido y casi inalcanzable - Space Capitol (9.5/10)

Ανώμαλη προσγείωση στον ρυθμό και στην διάθεση με τον Βρετανό Postdrome. Η ούγια γράφει πειραματισμός, αλλά στην πραγματικότητα και τα δυοκομμάτια της νέας τους μίνι κυκλοφορίας είναι απτά και μελωδικά. Ο κλήροςπέφτει στο πιο χαρωπό κομμάτι από τα δυο, αν και ουσιαστικά και τα δυο ακούγονται σαν μέρη της ίδιας σύνθεσης, απλώς με διαφορετική βλέψη στο αύριο. – Against The Silence (Weekly Track Selection “Back Bay”)

Postdrome qui s’impose doucement comme mon favori dans cette discipline. Un album plus calme, plus nostalgique que les deux précédents, plus varié aussi. On passe d’un drone omniprésent sur Steam à une mélancolie discrète sur Fade II, en passant par une angoisse plus sourde sur Wires. Sans oublié les craquements sinistres de This Ship Creaks, la nostalgie suintante de Back Bay suivie par son alter-ego diabolique Disintegration. De belles heures de découverte en perspective. – Mizzenmast